BADAJOZ INSURGENTE

Badajoz a sido, es y será una tierra noble sufrida por el fruto del pasado que afecta a estos nuevos dias. Y de que manera podemos relacionar el pasado con el presente.

Badajoz a sufrido uno de las mayores atrocidades sucedidad en la guerra civil junto al conocidisimo Gernika. Historia triste de la cual muchas personas se niegan a renococer y hablar sobre ese tema tan tabú en nuestra ciudad, algunos por miedo a los grandes crimenes cometidos en esa etapa y otros por intereses politicos o economicos, o simplemente por no ensuciar los nombres de muchos dirigente y altos cargos de la burguesia fascista local. Desde el ayuntamiento, a los jueces, desde el mercado a la policia.

Se dan muchas señales y no son por casualidad que cada vez que se habla de la guerra civil algo en la ciudad se calla.

En las escuelas no aprendemos nada de nuestra historia, en nuestra ciudad no tenemos donde informarnos realmente de la historia, como es posible que desde Cataluña o Euskal Herria, se eduque sobre lo sucedido, o en Europa, Francia Alemania, y en nuestra propia ciudad no??
Tendra que ver esto algo que ver con: "Quien controla el pasado, maneja el presente"
Tendran alguna relacion que se derribase la antigua plaza de toros de Badajoz simbolo de la represion franquista en la ciudad y se sustituya por un palacio de congreso sobre las cenizas y los restos de milicianos revolucionarios que diron su vida por cambiar la de los demas. Por dejarnos unas tierras libres y organizadas, cooperativizada y sobre todo bien conscienciada. Prueva de ello fue la resistencia de un estado liberado, despues de la caida de la Segunda Republica. Otro claro ejemplo es el famoso muro del cementerio, donde tambien hubo un sin fin de fusilamientos, tal muro fue restaurado no hace mucho tiempo y con ello fue borrado la historia y el recuerdo, ni una misera placa en honor a los vencidos.

Una de las razones de la pasividad pacense, creo que es facil de explicar, desde pasaron las columas de Torrejon y Asensio diriguidas por Yagüe, junto a los regulares marroquies, dejaron a una ciudad organizada y autonoma, sin pensamientos, sin ideales, sin insurgentes, eliminaron todo aquello que podrian perjudicar en un futuro al sistema establecido. Se cargaron a mas de 10.000 personas por su ideas, sus actitudes, su inteligencia, sus saberes y su consciencia social, la fuerza transfomadora que tanto y tan duro trabajo estaba dando sus frutos.


Es por ello que la ciudad sea tan pasiva, los sobrevivientes a la masacre vivieron ciegamentes akobardados y silenciados, dejaron olvidar el recuerdo para sustituirlo por un falso bienestar que aora nos toca pagar.

Badajoz es un hormigero de fachas, solo tenemos que vez las muchas y larga tradicion nacionalista y fascista. Desde los masones hasta el mismo nazismo. Una tierra marcada por el sudor y la sangre de unos que quisieros y estubieron cerca de la ansiada liberdad.

"Trankilos abuelos, ya estamos akí
por cada anarkista muerto, naceremos mil"

Badajoz es la ciudad española que en relación con su población, un mayor número de personas fueran asesinadas a consecuencia del golpe militar y de la masacre realizada tras su ocupación en agosto de 1936.

Desde aqui homenajear a todos los muertos de todas las guerras y recordar a las ultimas resistencias de la ciudad de badajoz que fueron reducidas en la catedral y en la alcazaba. Y a todos los fusilados poniendo de ejemplo la tapia del cementerio de San Juan y la Antigua Plaza de Toros.

Las calles y sus muros pertenecen a la historia silenciada y oculta de Badajoz.


La memoria necesita para expresarse de unos soportes externos, de unas marcas tangibles, de unos «lugares de memoria». Es en estos «lugares» donde la memoria se fija, lugares llenos de contenido cuya misión es bloquear la acción del olvido.



Imagen de fusilados republicanos captada por el periodista y camarógrafo francés René Brut ante las tapias del cementerio de San Juan (viejo) de Badajoz.












No hay Memoria sin lugares, ni lugares sin Memoria. En España hay toda una geografía de cementerios cuyos muros fueron un día paredones de muerte, como éste, un paisaje de la  represión, que debe ser conservada para el conocimiento de las generaciones futuras.

Dicen que no hay que remover el pasado, que no hay que tener ojos en la nuca, que hay que mirar hacia adelante y no encarnizarse en reabrir viejas heridas. Están perfectamente equivocados. Las heridas aún no están cerradas. Laten en el subsuelo de la sociedad como un cáncer sin sosiego. Su único tratamiento es la VERDAD. Y LUEGO, LA JUSTICIA”. 


Extremadura tierra de encinas, tierra duras,
de llanto, sangre y rebeldia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario